Una mirada al estrés laboral y autoeficacia docente en tiempos de pandemia

La educación de calidad es posiblemente el desafío más inaplazable e ineludible de estos tiempos; esto es debido a que la economía y la visión de cimentar sociedades del conocimiento son de gran importancia para la vida de las personas, su bienestar y de las futuras generaciones. (Unesco, 2015).

No obstante,  en la actualidad, la educación presenta uno de los más grandes  retos  puesto  que  el mundo enfrenta una crisis sin igual, a la que nuestro país no es ajeno; una pandemia que provoca una enfermedad infecciosa COVID–19; causando cambios radicales como el aislamiento social; limitación que viene ocasionando en la sociedad  pérdidas laborales, problemas económicos y sociales en el que el sector educativo es uno de los más afectados debido a que las instituciones educativas a nivel nacional en básica regular y educación superior han tenido que suspender  las clases  presenciales con el fin de evitar el contagio, esta situación llegó a impactar en más de 9,9 millones de estudiantes a nivel nacional (Unesco, 2020).

Por esta razón el ministerio de educación planteó la estrategia “Aprendo en Casa”, que se encarga de transmitir contenido académico para los estudiantes de diferentes grados en educación básica, a través de los medios de comunicación como la televisión, radio e internet  y en el caso de la educación superior  se planteó las clases virtuales y /o distancia. Sin embargo, la equidad y calidad de educación no se ven garantizadas debido a la desigualdad socio-económica, los pocos  recursos en muchas zonas rurales así como, las zonas  que están consideradas en extrema pobreza porque no tienen facilidad de acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación – (TIC´S)

Los docentes que trabajan en estas zonas, se ven en la necesidad de generar y utilizar  estrategias que les permitan alcanzar los objetivos curriculares; teniendo que lidiar no solo con su labor pedagógica sino también con los lineamientos y procesos administrativos que el Ministerio de Educación ha establecido en esta etapa de estado de emergencia, sin dejar de lado  que mucho antes de enfrentar la pandemia se han planteado diversos desafíos para los docentes, que involucran actualización en lo profesional  y en los adelantos tecnológicos con el fin de introducir cambios efectivos e innovar. ¿Pero cómo lograrlo ante una sociedad demandante de constantes cambios y la falta de continuidad en los proyectos o estrategias de trabajo por parte de las diferentes gestiones en el sector educativo?

La selección de estrategias y/o metodologías por parte de los docentes, para reinventarse ante esta crisis, así como las situaciones que pudieran presentarse en el proceso, pueden ser una fuente potencial de estrés, que puede afectar la autoeficacia docente generando cuadros que pueden llegar a ser de cuidado ante un desequilibrio o una discrepancia significativa entre las demandas externas o internas (Karasek & Theorell, 1990).

La autoeficacia en docentes es considerada como un factor protector, debido a que la  valoración de autoeficacia percibida es un recurso importante para afrontar las diferentes situaciones estresantes,  porque en la medida que el docente se sienta capaz, empoderado y tenga el sentimiento de la efectividad de sus trabajos o actividades pedagógicas, el estrés laboral disminuirá. (Navas y Rivas, 2020)

Los docentes junto con el personal educativo han sido y son  actores fundamentales en esta crisis de pandemia; re-planificando y adaptando los procesos pedagógicos además de la diversificación de los medios, formatos y plataformas de trabajo, así como también hacer frentes a situaciones de  apoyo socio- emocional de los estudiantes y sus familias.

Pero a pesar del esfuerzo en los docentes, la formación y la disponibilidad de recursos ante las nuevas demandas, tienden a ser insuficientes para enfrentar estos retos que supone adecuar los procesos y formatos pedagógicos a estudiantes en entornos desfavorecidos. El malestar docente ante esta crisis es una realidad que miles de personas que ejercen esta profesión tienen que enfrentar diariamente, dado que  muchos recursos escapan de sus manos y que esto en ocasiones, trae consecuencias como trabajar desmotivado o estresado.

Aunado a esto si se analiza el tiempo que el docente dedica en el dictado de clases y la elaboración de materiales didácticos fuera del horario, que a su vez se ha incrementado en estos tiempos  de pandemia así como lo mencionado anteriormente se puede decir que es un trabajo que genera un estrés elevado y que muchas veces se evidencia en fatigas, excesivo cansancio, dolores musculares, dolor de cabeza, estado de ánimo, entre otros. (Navas y Rivas, 2020)

Esta crisis ofrece una oportunidad sin precedentes para aumentar la capacidad de recuperación de los sistemas educativos nacionales y transformarlos en sistemas equitativos e inclusivos que contribuyan al cumplimiento del compromiso colectivo asumido en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. (Cepal & Unesco, 2020)

Es importante que los docentes reciban talleres o capacitaciones de formación en educación emocional ya que el buen desarrollo de habilidades emocionales  ayuda a  prevenir la ansiedad y el estrés. De esta manera, su labor y desempeño será más llevadero y efectivo en estos tiempos difíciles de grandes cambios.

 

 BIBLIOGRAFIA

Cepal, & Unesco. (2020). La educación en tiempos de la pandemia covid-19.

Karasek, R. & Theorell, T. (1990). Healthy Work, Stress, productivity and the reconstruction of working life. New York: Basic Books

Navas, E. & Rivas, C. (2020) Estrés laboral y autoeficacia docente en dos universidades privadas (Tesis de Maestría) Universidad Champagnat. Lima, Perú.

Unesco (2015). La posición de la UNESCO sobre la agenda de la educación para después del 2015.

Unesco (2020), “Nuevas publicaciones cubanas para enfrentar efectos de la COVID-19 sobre la educación”, Oficina de la UNESCO en La Habana [en línea] https://es.unesco.org/news/nuevas-publicaciones-cubanas-enfrentar-efectoscovid-19-educacion [fecha de consulta: 12 de junio de 2020]. (2019a), Marco de competencias de los docentes en material

 

Sobre Elsa Yvonne Navas Rugel

Master en docencia y gestión universitaria. Licenciada en educación con especialidad en la enseñanza del idioma inglés, con una trayectoria de más de 27 años en el sector educativo en la docencia. Correo: elnavasrugel@hotmail.com

Comments

A %d blogueros les gusta esto: