Un día a la vez

El optimismo de algunas organizaciones multilaterales, gobiernos y sociedades de que pronto el COVID estará bajo control, contradice a la realidad cuando en algunos días pasaremos los 100 millones de contagios y más de 2.1 millones de muertos.

Países con segundas y otros con terceras olas de contagios, más las diversas cepas del virus que están apareciendo en diversas partes de mundo, hacen presagiar que más tarde que temprano podría haber algún respiro para toda la humanidad; y, aunque ya se inició el proceso de vacunación especialmente en los países de altos ingresos, mientras que los más pobres del mundo no tienen ninguna, al ritmo en que se está distribuyendo e inoculando hace presagiar que el proceso será lento, pudiéndose incluso fallar en la inoculación de suficientes personas para crear inmunidad colectiva hacia finales de 2021.

El Producto Interno Bruto (PIB) mundial sufrió en 2020 su caída más pronunciada desde el final de la Segunda Guerra Mundial, en todos los países millones se quedaron sin empleos; y, en algunos países sus gobiernos tuvieron que inyectar billones de dólares en sus economías para evitar daños mayores. Se calcula en 250 millones de personas en los países en desarrollo las que se enfrenten a la pobreza absoluta y hasta la mitad de la fuerza laboral mundial puede haber perdido sus medios para subsistir.

La recuperación de la economía en 2021 es muy incierta y lo más probable es que incluso en las naciones más ricas del mundo no se recuperen por completo hasta 2022. El único país que gana a costas de la pandemia es China que apuesta a tener un 8% de crecimiento más del doble que la de los países occidentales más exitosos incluso antes de la pandemia. El Banco Mundial en su informe Perspectivas Económicas Mundiales publicada hace algunos días, apuesta a un crecimiento global del 4% siempre y cuando las vacunas contra la COVID-19 se amplíe a lo largo del año.

Tal como se detalla en uno de los capítulos del informe, las perspectivas a corto plazo siguen siendo muy inciertas y todavía es posible que los resultados de crecimiento sean diferentes. En un escenario negativo, en el que los contagios sigan aumentando y se retrase la distribución de las vacunas, la expansión mundial podría limitarse al 1,6 % en 2021. Por otra parte, en un escenario optimista, con un control exitoso de la pandemia y un proceso de vacunación más rápido, el crecimiento mundial podría acelerarse hasta casi el 5 %.

Europa si ha logrado llegar a un acuerdo sin precedentes para proporcionar ayuda financiada por la Unión Europea a los estados miembros más afectados por la pandemia, pero es probable que continúen las tensiones sobre el alcance del paquete y los destinatarios.

Mientras tanto, los protocolos de cuidado deben de continuar si queremos frenar la propagación del virus. Hasta que la mayoría de la población esté vacunada y haya más información disponible sobre la capacidad de las vacunas para detener la transmisión del virus, el uso de las mascarillas, practicar el distanciamiento físico, lavarse las manos con frecuencia y evitar los lugares concurridos son necesarias y debemos de adaptarlas como un hábito.

Nadie puede prever el futuro del mundo; y, es que esta pandemia además de haber encontrado a los países sin estar preparados para una catástrofe de esta naturaleza tiene a la humanidad en vilo, angustiada, asustada, desesperada y cansada; es, vivir un día a la vez.

Cuanto más rápido se pueda contener a la pandemia, más rápido se podría reconstruir a los estados no solamente desde la economía sino desde los valores más humanos como la solidaridad y la justicia.

Hasta la próxima semana.

Sobre Redacción ECL

Portal de Información, entrevistas y transmisiones en vivo

Comments

A %d blogueros les gusta esto: