Mar. Sep 29th, 2020

Opinión: Buscar el Bien Común, por Luis Felipe Polo

25  de mayo de 2020 

BUSCAR EL BIEN COMÚN 

Por: Luis Felipe Polo G.

Magister en Administración de Empresas, /Experto en Derechos Humanos y Resolución de Conflictos

Email: luisfelipepolo@gmail.com

A días de alcanzar 5 millones y medio de contagiados y más de 350 mil fallecidos en todo el mundo por el COVID-19; muchos países han decidido flexibilizar y relajar las medidas de cuarentena y de permanecer en casa que en su momento ayudaron en parte en algunos países a que no tengan demasiados contagiados y fallecidos.

Sin embargo, algunas ciudades en países que levantaron la cuarentena, tuvieron que regresar al encierro. Esto sucedió en China, Alemania, Arabia Saudita, Irán, Corea del Sur y Líbano, países que volvieron al aislamiento debido al repunte de casos confirmados.

El levantamiento de la cuarentena en casi todos los países que lo están haciendo, distan de temas de salud pública y más bien se deben a la fuerte presión económica para reanudar las actividades tanto de sectores empresariales como de la propia ciudadanía donde los estados no han podido encontrar vías adecuadas para ayudarlos especialmente en garantizar la alimentación básica.

Y aquí el dilema se presenta entre economía y salud. Algunos gobernantes han optado mantener la cuarentena y prefieren subir su porcentaje de pobres a su cantidad de muertos especialmente si no cuentan con un sistema de salud eficiente y suficiente para tratar a quienes se contagian. Otros gobiernos han cedido a las demandas de las empresas y los mercados de reactivar la economía.

En los últimos días la reapertura en China se frenó para 108 millones de personas en la región noreste y regresaron a confinamiento. La extensión de los contagios en la metrópoli de Jilin se extendió a la vecina Shulan, con un total de 45 nuevas transmisiones. En Jilin cerraron estaciones de trenes y autobuses, escuelas, cines, gimnasios, cafeterías y parques después de que habían reactivado sus actividades.

En Alemania que entró en recesión económica desde marzo a causa de la pandemia, intentó suavizar las medidas de restricción con la reapertura de comercios, escuelas y la vuelta del fútbol profesional. Sin embargo, hace dos semanas los gobiernos locales tuvieron que limitar el movimiento público en tres distritos con brotes del virus, asociados con centros de envasado de carne, lo que implicó limitar el movimiento público y exigir pruebas de COVID-19 para los trabajadores de la planta.

Arabia Saudita, país con alta renta petrolera, tomó medidas radicales desde el 29 de marzo: cerró oficinas, esterilizó calles e impuso un toque de queda con multa de 800 dólares por incumplimiento. Relajó las medidas para el mes sagrado del Ramadán, de culto obligatorio para los musulmanes, desde el 23 de abril hasta el 23 de mayo y al haber concluido la celebración, habrá toque de queda durante los siguientes cinco días.

Por su parte Irán está a puertas de enfrentar una segunda ola de infecciones después de la reactivación de la economía. Según las cifras oficiales, hay más de 95 mil casos de contagio, así como más de seis mil defunciones. Fue de los primeros países en ordenar la reapertura de negocios, decisión arriesgada y peligrosa según los expertos; pero el desempleo de tres millones de personas antes de la epidemia más otros dos millones causados por ésta, una tasa de -7 % de crecimiento económico y una inflación de 41% habían generado una grave crisis, con amenaza de disturbios y colapso.

El nuevo confinamiento en Corea del Sur se produjo a menos de una semana de que las autoridades eliminaron las restricciones de distanciamiento social, en busca de miles de personas que podrían haber sido infectadas en un distrito de clubes nocturnos en Seúl, por lo que bares y clubes fueron cerrados, además se pospuso reabrir escuelas y negocios.

En Líbano, desde mediados de abril ya había menos de 10 casos nuevos por día, pero el 7 de mayo aumentaron a 34. Apenas una semana después de reactivar centros de trabajo y de culto, restaurantes, peluquerías y parques, el gobierno ordenó cerrar nuevamente durante cuatro días por el aumento de contagios. El cierre ya incluye un toque de queda nocturno, con las fuerzas de seguridad patrullando algunas calles.

Este fin de semana muchos países han levantado sus restricciones y hasta que no se encuentre una vacuna o que el 70% de la población hayan contraído el COVID-19, es más que obvio que los contagios y muertes seguirán incrementándose, especialmente si la gran mayoría de la población sigue siendo susceptible al virus que sigue circulando por el mundo.

El virus no va a desaparecer y tenemos que adaptarnos a convivir con él, bajo todo riesgo de perder vidas, acrecentar la brecha económica, a seguir abriendo y cerrando negocios, a volver a tener insuficiente capacidad de salud, etc.

En esta etapa, los gobiernos se ven en la difícil posición de tener que encontrar un balance entre la necesidad de reabrir y estimular la economía, al mismo tiempo que proteger la salud de la población.

Ante un panorama incierto y sin saber que va a suceder el día de mañana, los estados tienen que tomar decisiones reales, concretas y rápidas. Deben mejorar sus sistemas de salud tanto en infraestructura, control de precios de medicinas básicas, equipos y salarios para sus profesionales; mejorar su capacidad educativa priorizando lo tecnológico a lo presencial y evitar poner en riesgo a millones de sus habitantes; y, crear acciones sociales de contención de las necesidades básicas de los sectores más empobrecidos e informales a fin de garantizar su alimentación y sistemas de salubridad inmediata.

Los estados deben de dejar a un segundo plano sus índices de crecimiento de sus PBI para enfocarse en lo real e inmediato, dejar a un lado por ahora de competir internacionalmente en sus índices macroeconómicos; y, dedicarse a atender a sus poblaciones y cumplir con su finalidad que es el Bien Común.

Hasta la próxima semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: