A defender la democracia y estabilidad: renuncie Presidente

El Presidente Castillo Terrones en su mensaje a la Nación hizo un llamado a la ciudadanía «a los hombres y mujeres» del Perú para defender la democracia y la estabilidad que nace del pueblo, esto a colación de las declaraciones de la empresaria Karelim López una aspirante a colaboración eficaz, quien habría revelado actos ilícitos que comprometen al mandatario y a su cúpula.  Castillo lo ha tomado como «un complot de la Fiscalía» y de un sector minoritario que nunca va aceptar su gobierno democrático y popular que anda buscando su vacancia. Las declaraciones de un /a colaborador /a eficaz en principio tiene que ser corroborada con pruebas y eso es un trabajo del Ministerio Público. No es novedad que declaraciones de  investigados en fase de reserva se filtren en los medios de comunicación, recordemos el caso Odebrecht.

Aceptamos el llamado para defender  nuestra  democracia, la gobernabilidad y estabilidad que necesita un país como el Perú gobernado por presidentes que hoy son investigados por corrupción. Una forma de defender la democracia es respetando la libertad de expresión, el trabajo de los medios de comunicación, cosa que le resulta muy incómoda al  gobierno del Señor Castillo.  Para tener estabilidad en el gobierno se requiere de una buena gestión pública y capacidad para administrar los destinos de una país cosa que cada día se hace más evidente la carencia de  conocimientos, experiencia y liderazgo en el actual presidente.

Decir que un sector minoritario quiere  su vacancia es más bien aspirar a la condición de victima. La vacancia es mera formalidad porque requiere de 87 votos en el Congreso, la vacancia está dada en los hechos porque el actual presidente ha demostrado su incapacidad para gobernar desde el día en que comenzó, lo aceptó en la entrevista con el periodista de CNN español, «Usted Señor Presidente» ha generado todos los argumentos posibles para vacarlo, lo que en el futbol se conoce como «autogol». Para ejercer el poder político en democracia se requiere de legitimidad y esa condición no la tiene  el presidente Castillo.  La pérdida de la confianza ciudadana en una gestión pública y más cuando se trata de administrar un país,  da como resultado o la renuncia o la vacancia.

No puede haber estabilidad sino se sabe gobernar, si solapan corrupciones, sino se respeta  los derechos y libertades fundamentales. La ciudadanía tiene que defender su democracia, estabilidad y lo primero es que usted renuncie  señor Presidente.  Y esto es una lección para todo el Perú,  cuando tengamos que elegir no lo hagamos por la rabia, despecho etc, sino por el Perú para no tener que volver a elegir  «el mal menor».  Así como lo barato sale caro, de la misma manera «elegir por elegir o para darle la contra » le sale caro al Perú tener que ahora que soportar  a un presidente que no le preocupa el país. sino ver como traza el camino para que  la cúpula de Cerrón y de su partido político se perennice en el poder para decir «bienvenido el nuevo socialismo» o mejor dicho comunismo.

Se  necesita saber que es dignidad y tener suficiente de ella, para renunciar. La pregunta es ¿ El presidente Castillo la tiene? 

Hasta la próxima.-

 

 

 

 

 

Sobre Lesly Llatas Ramírez

Abogada, docente y Magister en Derecho Constitucional y Derechos Humanos. Especialista en Derechos Humanos, Internacional, Internacional Humanitario y Constitucional.

Comments

A %d blogueros les gusta esto: