Rompe su silencio

Tras las protestas recientes en Cuba se esperaba un contundente pronunciamiento y/o acciones por parte de las organizaciones internacionales en cuyo cometido correspondía principalmente a Naciones Unidas liderarlo por ser una organización internacional de tipo universal y porque dentro de su estructura existe todo un sistema de protección de derechos humanos que comprende desde órganos de tratados hasta el Consejo de Derechos Humanos. Llamó poderosamente la atención un Twitter de José Miguel Vivanco actual director ejecutivo de Human Rights Wacth poniendo en interrogante si la Alta Comisionada rompería su silencio frente a lo que acontecía en Cuba porque los días transcurrían y no había un pronunciamiento oficial hasta que se dio finalmente hoy 16 de julio.

Respuestas o acciones tardías frente a hechos que reclaman la atención prioritaria de la comunidad internacional, podrían generar un clima de desconfianza hacia las Organizaciones Internacionales, si bien la pandemia es el foco de atención en todo el mundo, lo cierto es que las protestas que vemos en diferentes países se están también dentro del marco de pandemia.

Sin ir más lejos, en el Perú, con las protestas ciudadanas de noviembre del año pasado tras la sucesión presidencial de Merino estuvimos bajo la mirada atenta de las organizaciones internacionales, lo mismo pasó en Colombia hasta hace poco y ¿por qué con Cuba no se ha tenido ese mismo impacto? ¿Qué pasa ahí? Estas son las cosas que no ayudan a consolidar la eficacia en la capacidad de respuesta que se necesitamos tener por parte de las organizaciones frente a hechos que acontecen en el mundo.

Los Estados miembros de las Naciones Unidas no deben olvidar jamás el propósito que se tuvo para crear la Organización de las Naciones Unidas citando entre ellos, el del respeto a los derechos humanos.

El pueblo cubano necesita hoy de la atención y acción de la comunidad internacional frente a un régimen comunista que a toda luz oprime “no puede haber paz si no hay libertad” y un bloqueo financiero innecesario e injusto que, si bien no es en sí la causa principal del sufrimiento del pueblo cubano, pero por respeto a la dignidad del pueblo cubano debería ser levantado más aún en estos momentos en que la humanidad atraviesa serios problemas por el tema de pandemia

Las voces representativas dentro de las organizaciones internacionales tienen que asumir un liderazgo acorde con los propósitos y fines de la Carta de las Naciones Unidas, necesitamos de pronunciamientos firmes ahí donde hay violación de derechos humanos y la correspondencia de acciones notorias, eficaces, así como el recordatorio de las obligaciones internacionales para cada Estado en igualdad de condiciones.

Sobre Lesly Llatas Ramírez

Abogada, docente y Magister en Derecho Constitucional y Derechos Humanos. Especialista en Derechos Humanos, Internacional, Internacional Humanitario y Constitucional.

Comments

A %d blogueros les gusta esto: