Juez supremo Ramiro Bustamante Zegarra sostuvo que los procesos civiles orales facilitan la implementación de las nuevas tecnológicas en el servicio de justicia, entre ellas el Expediente Judicial Electrónico (EJE) y la digitalización de los procesos judiciales.

El juez supremo Ramiro Bustamante Zegarra sostuvo que los procesos civiles orales facilitan la implementación de las nuevas tecnológicas en el servicio de justicia, entre ellas el Expediente Judicial Electrónico (EJE) y la digitalización de los procesos judiciales. Así lo expresó el mencionado magistrado al exponer el tema “Nuevo Proceso Civil Oral”, en la segunda jornada del Curso Virtual para Periodistas Judiciales, promovido por el Poder Judicial, que preside Elvia Barrios Alvarado.

“Un expediente escrito puede tener miles de folios, en cambio uno oral no llega ni a cien porque todo es realizado en audiencia y es grabado en audio y video, así la cantidad de escritos disminuye de forma ostensible, por tanto un expediente civil oral puede ser digitalizado fácilmente, a diferencia del escrito”, explicó.

Bustamante Zegarra destacó, así, el modelo oral en los procesos civiles que es impulsado desde diciembre del 2018 por el Poder Judicial y por los propios jueces en trece cortes del país, lo cual redunda en procesos más céleres y transparentes, es decir en un servicio de justicia más eficaz y de calidad.

Indicó que ello es alcanzado, porque el modelo oral (a diferencia del tradicional proceso escrito, que es lento y engorroso) tiene como principios la concentración de los actos, inmediación, valoración conjunta y razonada de la prueba, publicidad y la sustancia predomina sobre la forma.

“El proceso oral se rige a través de la audiencia que es registrada por video y en el que participan todas las partes, solo la demanda y contestación son por escrito, mientras que la audiencia preliminar, la audiencia de pruebas y la propia sentencia son de carácter oral”, aclaró.

El juez supremo ejemplificó un proceso de desalojo (Casación 4088-2019) iniciado a fines de 2018, en la Corte de Arequipa, y tramitado con el modelo oral el cual duró menos de un año.

“A los 30 días fue dada la sentencia en primera instancia, en cinco meses fue resuelta la apelación, la resolución de casación en diciembre, en 2019, y esto en un proceso escrito hubiese durado entre tres a cuatro años”, puntualizó.

Debe señalarse que Bustamante Zegarra es abogado por la Universidad Católica de Santa María de Arequipa y cuenta con maestría en Derecho Constitucional en la Universidad Nacional San Agustín y doctorado en Derecho Penal y Derecho Civil, en la misma casa de estudios.

Sobre Redacción ECL

Portal de Información, entrevistas y transmisiones en vivo

Comments

A %d blogueros les gusta esto: