Naciones Unidas: Función de las Naciones Unidas en la protección y promoción del espacio cívico de la sociedad civil

“Las Naciones Unidas dependen de la participación activa de los agentes de la sociedad civil. Esas personas son decisivas para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y para hacer frente al cambio climático. […] Allí donde algunas partes de la sociedad civil se consideran como una amenaza, necesitamos un conjunto de principios y un compromiso constructivo.”

António Guterres*, Secretario General de las Naciones Unidas
24 de febrero de 2020

En los planos mundial, regional y nacional, los organismos de las Naciones Unidas han venido colaborando desde hace largo tiempo con la sociedad civil en la ejecución de programas y proyectos, por ejemplo, para prestar servicios de supervivencia, apoyar actividades de mediación y de post conflicto, y monitorear acontecimientos políticos y sociales.

Las Naciones Unidas también tratan de promover y proteger el espacio cívico de muchas maneras, por ejemplo, mediante programas para consolidar el Estado de Derecho, el aumento de capacidades y la promoción de la sociedad abierta, y también mediante sus órganos y mecanismos de derechos humanos. Pero esta labor es manifiestamente mejorable y las Naciones Unidas están dispuestas a potenciar su trabajo en materia de espacio cívico y llevarla a un nivel superior.


Una iniciativa de las Naciones Unidas para potenciar a un nivel superior su trabajo en materia de espacio cívico


El ACNUDH y ONU Mujeres han venido coordinando una iniciativa de las Naciones Unidas cuyo objetivo es formular orientaciones y estrategias para el conjunto del sistema, con el fin de llevar a un nivel más elevado la promoción y protección del espacio cívico y la sociedad civil. Estos esfuerzos se han centrado en “las tres P”:

  • Promover el espacio cívico: brindar asesoramiento y promover con antelación la participación de diversos grupos de la sociedad civil en los procesos nacionales de toma de decisión, incluso mediante protestas; aprovechar las oportunidades para ampliar el ámbito de la sociedad civil e insistir sistemáticamente en sus contribuciones positivas.
  • Preservar la participación de la sociedad civil: fomentar el compromiso de la sociedad civil con las Naciones Unidas y reforzar las políticas y prácticas de participación, así como las alianzas con la sociedad civil, utilizando ejemplos de prácticas idóneas tomados de todos los ámbitos de las Naciones Unidas.
  • Proteger a los agentes de la sociedad civil: coordinar y fortalecer las respuestas de las Naciones Unidas orientadas a proteger eficazmente a los agentes de la sociedad civil, incluso de las represalias contra quienes colaboran con las Naciones Unidas y mediante la definición y difusión de ejemplos de prácticas idóneas en todo el sistema.

Una parte esencial de esta iniciativa: la consulta mundial en línea


Como parte de esta iniciativa, en enero de 2020 el ACNUDH y ONU Mujeres celebraron una consulta mundial en línea* con la sociedad civil. Estas fueron las principales exigencias planteadas al sistema de las Naciones Unidas:

  • Ejercer el liderazgo mediante el ejemplo en lo relativo a la sociedad civil, mediante su labor de promoción y compromiso con los Estados Miembros, y también poner de relieve las contribuciones de la sociedad civil en calidad de agentes activos del cambio.
  • Evitar que el compromiso con la sociedad civil se vuelva simbólico y burocrático y dar prioridad a los grupos más marginados, excluidos y discriminados, de conformidad con la estrategia de “que nadie quede rezagado” planteada en la Agenda 2030.
  • Establecer canales de comunicación directos con la sociedad civil, entre otros, foros y páginas interactivas para fomentar la integración y la diversidad. Crear circuitos de retroalimentación mediante los cuales la sociedad civil pueda expresar sus opiniones sobre cómo las Naciones Unidas cumplen sus promesas.
  • Condenar de manera pública, inequívoca y oportuna todo ataque físico o informático, amenaza, intimidación o represalia contra los agentes de la sociedad civil, lo que entraña una mejor comprensión de las necesidades específicas de protección de los grupos más marginados y discriminados.
  • Fomentar el cumplimiento de las obligaciones internacionales de los Estados en materia de derechos humanos, con especial atención a los derechos al acceso a la información, la libertad de expresión, a la reunión y asociación pacíficas, y la participación en los procesos nacionales de toma de decisiones, tanto por medios virtuales como presenciales.

Sírvase consultar aquí el resumen de los debates y las consultas del Global Dev Hub.*.


El espacio cívico y el llamamiento del Secretario General de las Naciones Unidas a la acción en materia de derechos humanos


El 24 de febrero de 2020, con motivo del 75º aniversario de las Naciones Unidas, el Secretario General lanzó un llamado que tenía por título “La máxima aspiración: Llamamiento en favor de los derechos humanos”. “*.

En el Llamamiento, Guterres hace hincapié en que la sociedad es más sólida y resiliente cuando tanto hombres como mujeres pueden desempeñar una función significativa en la vida política, económica y social, y contribuir a la formulación de las políticas que afectan a sus vidas, entre otras vías, mediante el acceso a la información, la participación en el diálogo, la expresión de las discrepancias y la asociación para manifestar sus ideas.

Pero en muchos países el ámbito disponible para esta participación está amenazado por leyes represivas y restricciones crecientes sobre la labor de periodistas y activistas de derechos humanos, sobre todo de las mujeres. Las nuevas tecnologías han contribuido al crecimiento de las redes de la sociedad civil, pero también han proporcionado a las autoridades excusas para controlar los movimientos de esa sociedad y limitar la libertad de prensa, a menudo usando la seguridad como pretexto. La reducción del espacio cívico suele preludiar un deterioro más amplio en materia de derechos humanos.

El Llamamiento a la acción plantea varias iniciativas para promover el espacio cívico:

  • Con motivo del 75º aniversario de las Naciones Unidas y aprovechando la participación positiva de la sociedad civil en las negaciones sobre el clima y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, iniciar un diálogo sobre una participación más sistemática de la sociedad civil en los órganos y entidades de las Naciones Unidas, con especial atención a las organizaciones que promueven los derechos de las mujeres y los jóvenes.
  • Formular una estrategia sobre el espacio cívico para todo el sistema de las Naciones Unidas y proporcionar la orientación adecuada a los coordinadores que trabajan sobre el terreno, junto con mecanismos para: (i) entablar un diálogo positivo con interlocutores para promover y proteger el espacio cívico; (ii) responder a las restricciones indebidas aplicadas al espacio cívico; y (iii) proyectar un ámbito en el que los diversos interesados puedan expresar sus opiniones.
  • Examinar y reforzar los instrumentos de las Naciones Unidas que se proponen empoderar a la sociedad civil, proteger el espacio cívico y alentar la participación de todos los grupos en el proceso democrático.
  • Garantizar que los Coordinadores Residentes, los Equipos de País de las Naciones Unidas y las operaciones de paz de las Naciones Unidas establezcan alianzas con organizaciones de la sociedad civil a fin de contribuir a crear un contexto propicio para el espacio cívico, que abarque a las organizaciones femeninas y a las personas defensoras de los derechos de las mujeres.
  • promoción de leyes y políticas que protegen el derecho a la participación equitativa y el espacio cívico, así como a los medios de comunicación libres e independientes, que son un pilar de las sociedades abiertas y democráticas, y que resultan más indispensables aún cuando los ciudadanos exigen que se rindan cuentas.
  • Celebrar consultas periódicas con diversas organizaciones que defienden los derechos humanos de las mujeres a fin de examinar las tendencias, los retos y las posibles soluciones en el plano local, incluso en el contexto de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.
  • En el contexto de la inclusión de las opiniones de la sociedad civil en los órganos y las entidades de las Naciones Unidas, es preciso crear un ámbito de participación para que los jóvenes influyan en las decisiones que afectarán a su futuro, entre otras las relativas al cambio climático.
  • Interactuar con los Estados Miembros y apoyarlos en lo tocante a políticas y normativas que promuevan leyes positivas […] y tratar de alcanzar la representación y participación equitativas de las mujeres en todas las esferas.
  • Aumentar el apoyo que las Naciones Unidas proporcionan a los Estados Miembros en el plano local para crear mecanismos de protección de los defensores de derechos humanos y los activistas del medio ambiente, en particular de los jóvenes, las mujeres y las niñas.
  • Apoyar a los Estados Miembros a fin de velar por que los principios de derechos humanos influyan en la aplicación de la Agenda 2030, incluso mediante el empoderamiento de la población y la creación de vías para fomentar la participación de la sociedad civil.
  • Velar por que el análisis de los conflictos, las políticas y los procesos operativos derivados del mismo […] otorguen prioridad a la participación plena y significativa de las mujeres en todos los ámbitos de prevención y resolución, incluso en los procesos oficiales de pacificación.
  • Promover la aplicación de un marco de derechos humanos en el ámbito digital.
  • Elaborar un programa de protección para el sistema de las Naciones Unidas, apoyado por un consenso acerca de la importancia de la protección en el marco de nuestras actividades. Velar por que ese programa proporcione estrategias de protección adecuadas para las personas defensoras de los derechos humanos de la mujer.

Fuente/ prensa ONU

 

Sobre Redacción ECL

Portal de Información, entrevistas y transmisiones en vivo

Comments

A %d blogueros les gusta esto: