Donal Trump contra la pared y piden su destitución a pocos días de terminar su gobierno por incentivar ataque al Capitolio

Congresistas demócratas exigen que el presidente sea destituido cuando le quedan días en el cargo, ya sea por su propio gabinete con una enmienda constitucional o con un inédito segundo ‘impeachment’. Estos son los posibles escenarios. La crisis de Estados Unidos ha entrado en una nueva fase. El presidente, Donald Trump, prácticamente aislado en su residencia de Camp David. Pese a que su mandato termina en 12 días, el clamor en Washington para destituir al aún presidente Donald Trump tras el asalto al Capitolio incitado por él mismo se ha vuelto atronador y los demócratas han pisado el acelerador para iniciar un proceso de ‘impeachment‘.

El rechazo del vicepresidente Mike Pence a activar la enmienda 25 de la Constitución, una de las dos opciones para sacar a Trump del Despacho Oval y que permitiría una destitución rápida, ha precipitado la estrategia del partido de Joe Biden. Por su  parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, mandó este viernes una carta a los miembros del Congreso en la que anunció que impulsará el juicio político si Trump no dimite “inmediatamente” y recordó el caso de Richard Nixon, que renunció al cargo tras el escándalo del Watergate para evitar la deshonra del ‘impeachment’ después de que el Partido Republicano le retirara su apoyo. Según fuentes demócratas citadas por Reuters, Pelosi no es partidaria de este mecanismo, pero cree que su debate podría animar a Pence a acogerse a la enmienda 25.

Si finalmente sale adelante la opción del juicio político, Trump será el primer presidente en la historia de Estados Unidos en pasar dos veces por este proceso. Además, si es condenado podría ser inhabilitado para volver a ejercer un cargo público, con lo que se desactivaría la posibilidad de que vuelva a presentarse a las elecciones en el 2024.

Una carta enviada por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a su bancada, en la que declaraba que hoy por la mañana ha hablado con el jefe del Alto Estado Mayor, el general Mark Milley, “para discutir medidas precautorias que impidan que un presidente inestable [mentalmente] lance acciones militares hostiles u ordene un ataque nuclear”.  En el documento, Pelosi reafirma la importancia de “prevenir que un presidente inestable utilice los códigos nucleares”, y afirma que la situación creada por Donald Trump “no podría ser más peligrosa”. Poco antes, Trump había colgado un menaje en la red social Twitter en el que decía que “a los que han preguntado: no voy a asistir a la inauguración el 20 de enero”.

La 25ª Enmienda fue agregada a la Constitución apenas en 1967 y ha sido apodada la “cláusula de incapacidad”. Prevé que si un presidente no está en condiciones de cumplir sus funciones se le avise al Congreso y los legisladores determinarán si debe quedar a cargo el vicepresidente. También hay quienes están diciéndole a Trump que debe renunciar, como el exsecretario de Estado republicano Colin Powell, quien declaró este viernes que el presidente saliente debe irse después de actuar de manera “vergonzosa”.

Por otro lado, desde hace varios días ha habido reportes de que Trump –quien reconoció apenas la noche del jueves que habrá una transición y también prometió que su trayecto con sus seguidores “apenas comienza”–  está considerando sus propias opciones. Entre ellas, aprovechar sus horas finales en el cargo político más alto de la nación para autoperdonarse y librar posibles cargos en cuanto deje la Casa Blanca.

Hay dos mecanismos separados. Una es que el mismo presidente dé aviso al Congreso (por ejemplo, si va a tener una operación) y entonces los legisladores den un visto bueno sencillo y protocolario. La otra es que el vicepresidente, primero en la línea de sucesión, tome cargo al considerar que el mandatario no tiene la capacidad para tomar decisiones para toda la nación, lo cual requiere más acciones legislativas.

En esta ocasión, quienes promueven invocar la medida están buscando que suceda lo segundo y que actúe el vicepresidente saliente, Mike Pence, por su cuenta o en consulta con el gabinete.

Si un presidente es retirado del cargo por esta vía, puede volver a contender por la Casa Blanca en el futuro. Trump ha sugerido que se postulará en 2024.

  • Requisitos

La 25ª Enmienda ha sido utilizada en tres ocasiones previas, pero siempre activadas por el presidente en funciones: Ronald Reagan y George W. Bush la invocaron antes de someterse a cirugías que requerían anestesia.

Esas tres pasadas invocaciones fueron de apenas horas. La que se busca ahora sería permanente y no hay precedentes.

Nunca se ha usado la enmienda con la provisión de que sea el vicepresidente o el gabinete quien empiece el proceso. En esta ocasión todavía no es seguro que Pence querría actuar en esta línea (el diario The New York Times ha reportado que de hecho está en contra de hacerlo).

Si se presenta la solicitud para vacar el cargo, el presidente todavía tiene la posibilidad de oponerse.

En ese caso, para que prospere se necesita también que dos tercios de ambas cámaras del Congreso (290 representantes y 67 senadores) estén de acuerdo en retirar del cargo al mandatario.

  • Posibilidad de éxito

“Creo que hay varios impedimentos para que se aplique a menos que el presidente Trump esté dispuesto a separarse del poder voluntariamente”, dijo el abogado Joseph Malouf a Noticias Telemundo.

Los inconvenientes

Se trata, en todo caso, de un proceso complejo y largo. Algunos medios sostienen que podría realizarse una tramitación exprés y presentarse los cargos el lunes y votarse el miércoles en la Cámara de Representantes. Posteriormente, el caso pasaría al Senado, que hace las funciones de jurado del juicio político.

Sobre Redacción ECL

Portal de Información, entrevistas y transmisiones en vivo

Comments

A %d blogueros les gusta esto: