Tiempo de los jóvenes, por Luis Felipe Polo

19 de octubre de 2020 

Tiempo de los jóvenes

Por: Luis Felipe Polo G.

Magister en Administración de Empresas Doctorando en Teología Experto en Derechos Humanos y  Resolución de Conflictos

Email: luisfelipepolo@gmail.com

www.luisfelipepolo.com

La población mundial está bordeando los 7,850 millones de habitantes, de los cuales aproximadamente el 60% lo constituyen menores de 40 años. Más específicamente el 30% de la población mundial se ubica entre los 20 a 40 años, somos un planeta viejo, con población joven.

Sin embargo, son muy pocos los jóvenes que asumen responsabilidades públicas o privadas por diversas razones. En lo publico el descontento y el desprestigio de presentarse como político; y, en el sector privado porque muchas de las grandes empresas prefieren tener como sus cabezas a personas mayores.

Existen diversos estudios académicos y científicos sobre cual es la edad mas productiva de una persona. Según un estudio publicado en ‘New England Journal of Medicine’ hace algunos meses, concluyen que la etapa más productiva de los trabajadores es entre 60 y 70 años, la segunda va de 70 a 80 años y la tercera es entre los 50 y 60 años. Este estudio concluyó que las personas llegan a la cima de su potencial a la edad de 60 años y que esto continúa hasta los 80.

El estudio de la productividad del ser humano también mostró que grandes personajes de la historia han estado esta edad, como por ejemplo la edad promedio de los ganadores del premio Nobel es de 62 años y la de los presidentes de las compañías más representantes e importantes del mundo es de 63 años.

Finalmente, en los resultados del estudio también se vio que la edad promedio de los pastores de las 100 iglesias más grandes de Estados Unidos es de 71 años y la de los papas que han estado liderando la iglesia católica es en promedio de 76 años, concluye el estudio con la frase que “esto nos dice de alguna manera que se ha determinado, que los mejores años de tu vida son entre los 60 y los 80 años”.

El sector público es definitivamente muy diferente al sector privado. En las últimas décadas se tiene la percepción que los jóvenes no tienen interés alguno en participar en el ámbito político utilizando los canales e instituciones políticas y sociales que existen; sin embargo, el interés de los jóvenes por los problemas sociales, económicos y políticos es mucho mayor actualmente del que se teníamos hace 40 años o más, la tecnología hace su parte y pone al tanto de los jóvenes de hoy lo que pasa en el mundo permanentemente.

Los jóvenes de hoy no quieren participar en el quehacer político por la desconfianza y repulsión que les genera y es que no necesariamente en el mundo tenemos a personas ejemplares que demuestren que el servicio publico realmente es para servir, no para servirse; y, son pocos los países donde realmente los jóvenes han sido inspirados por sus líderes para enarbolar banderas de servicio público.

Para los jóvenes es diferente una preocupación genuina por los problemas del mundo y buscar soluciones a los mismos desde sus propios espacios, que intentar solucionarlos desde una vida política pública que los va a desencantar y frustrar por las prácticas políticas de malos políticos. Los jóvenes actuales ya no participan en política con la misma intensidad con que lo hacíamos los jóvenes de generaciones anteriores.

En la mayoría de los países, los jóvenes no creen en la política, hay un desencanto con lo público que implica un distanciamiento natural que es acompañado por la pérdida de confianza en las instituciones políticas. En algunos países los jóvenes se ven obligados a que sus luchas y demandas se hagan desde las calles, en otros no se atreven ni a eso no por miedo, sino porque saben que sus esfuerzos serán inútiles a que haya cambios; y, en otros pocos su participación es importante porque están creándose nuevos liderazgos políticos que se necesitan.

Quienes podemos de alguna forma llegar a los jóvenes, es importante invocarles a que asuman un compromiso con el quehacer público usando especialmente lo que la tecnología les ha puesto en sus manos que son las redes sociales, como una nueva modalidad de participación política ya que los incentivan a que asuman un compromiso no solo crítico, sino también de acción: votando en elecciones, manifestándose en las calles de manera pacífica, firmando o recolectando firmas para peticiones sobre cambios estructurales dentro de sus sociedades; y, participando a través de partidos políticos serios con doctrina e ideología que tengan la capacidad de proponer cambios que favorezcan a las grandes mayorías. Las democracias como concepto político son muchos mas fuertes hoy que antes.

Los jóvenes tienen oportunidad de recuperar y ganar espacios que les permita volcar toda su energía al quehacer público y despojarse de toda vinculación con la forma de hacer política actualmente que, en la mayoría de los casos no han podido lidiar con los problemas sociales y han llevado al mundo a mantener permanentes crisis del que no hemos sido capaces de solucionar.

Muchas sociedades ya han iniciado la transformación generacional política desde los jóvenes, cada vez son más los ejemplos en el mundo que nos muestran cómo algunas sociedades confían más en la juventud que en la experiencia: Charles Michel logró el cargo de primer ministro de Bélgica en el año 2014 con tan solo 38 años. Matteo Renzi dirigió el gobierno italiano en 2014 con 39 años. Atifete Jahjaga tenía 36 años cuando accedió a la presidencia de Kosovo en el año 2011. El joven primer ministro de la República de Irlanda, Leo Varadkar, llegó al poder en mayo del 2017, cuando tenía 38 años. Emmanuel Macron, se alzó en la presidencia de Francia con tan solo 39 años, convirtiéndose en el presidente más joven de la historia de Francia. El austriaco Sebastian Kurz fue el presidente más joven del mundo hasta el 27 de mayo de 2019, cuando dejo su cargo como Canciller de Austria. Se convirtió en canciller cuando sólo tenía 31 años. En la región, el más joven en la actualidad es el salvadoreño Nayib Bukele, quien se convirtió en presidente cuando tenía 37 años.

Otros líderes jóvenes actuales son Sanna Marin, Primera Ministra de Finlandia de 34 años;  Oleksiy Honcharuk,  Primer Ministro de Ucrania de 35 años; Jacinda Ardern, Primera Ministra de Nueva Zelanda de 39 años; Kim Jong-un, Líder Supremo de la República Democrática de Corea que llego al poder a los 28 años, hoy tiene 36 años; Jigme Khesar Namgyel Wangchuck, Rey Dragón de Bhutan de 39 años; y, como la mas joven congresista en la historia de los Estados Unidos Alexandria Ocasio-Cortez de 29 años, quien se ha convertido en todo un ejemplo para la política de los nuevos tiempos.

Pero también hay adolescentes y jóvenes con mucho compromisos social por problemas sociales, políticos y ambientales como por ejemplo la sueca Greta Thunberg, activista ambiental de 16 años, quien hace un año inició una protesta para exigir a los políticos acciones concretas contra el cambio climático; y, la Premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai quien a los 11 años escribió y publicó un diario anónimo sobre su vida en Pakistán bajo el régimen del Talibán, que rápidamente logró gran atención por los derechos humanos de las niñas musulmanas y que incluso recibiera un atentado contra su vida.

Otros ejemplos son el de Emma González quien a los 18 años surgió como líder del movimiento “Never Again” a raíz de una matanza de escolares de su escuela en Estados Unidos, que luchan para erradicar el uso de armas indiscriminadamente por civiles en dicho país. Jack Andraka quien con 15 años inventó lo que parecía ser una forma nueva y barata de detectar el cáncer de páncreas; y, Amika George quien luchó contra lo que se llamaba la “pobreza de período” consiguiendo que el gobierno británico financiaría productos sanitarios gratuitos en todas las escuelas y Colegios ingleses para las niñas. Afortunadamente hay millones de jóvenes que quieren luchar para generar cambios en sus sociedades, lo que necesitan es una oportunidad.

Para el 2020, el Foro Económico Mundial ha identificado a 115 Jóvenes Líderes Mundiales menores de 40 años quienes están luchando desde sus países y diferentes ámbitos para cambiar las estructuras de la humanidad, aunque son solo 14 de América Latina (México, Venezuela, Colombia, Ecuador, Chile, Argentina, Brasil y República Dominicana), debe servir como inspiración para otros jóvenes.

Con mas de 40 millones de contagios por el coronavirus y más de un millón cien mil fallecidos en todo el mundo, es una oportunidad para que las sociedades fortalezcan sus instituciones políticas y cambien su rumbo mirando a los jóvenes como el motor para el presente y futuro.

Hasta la próxima semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: