Mar. Sep 29th, 2020

Opinión: Racismo: Odio y Prejuicio por Francisco Miró Quesada Rada

17 de  junio de 2020 

Racismo: Odio y Prejuicio

por Francisco Miró Quesada Rada/  Director de la Escuela de Ciencias Políticas de la UNMS

El racismo es un prejuicio. Consiste en la errónea idea de creer que una raza es superior a otra, o a otras. El racista odia al  que  tiene un color de piel diferente a la suya, porque no puede aceptar  que ese o esa, que considera diferente, sea igual a él o a ella.

Si es diferente debe ser inferior y si es inferior  tiene que estar sometido a su voluntad. Por eso el racismo es una forma de dominación. En realidad todo grupo dominante considera que el grupo subordinado es inferior.

En consecuencia debe estar sometido. El color de su piel,  entre otros factores, es inferior al color de la piel del dominador.

Nancy Pelosi, presidenta demócrata en la Cámara de Representante, al referirse a las estatuas de los generales confederados en la Guerra de Secesión, sostuvo que deben ser retiradas porque ” tributan homenaje al odio”.

Tiene razón sobre el rol que cumplió y cumple el racismo para justificar la dominación dice Anibal Quijano, uno de los pensadores sociales peruanos más lúcidos, en su obra “Colonialidad del Poder. Eurocentrismo y América Latina”:

“En América, la idea de raza fue un modo de otorgar legitimidad a las relaciones de dominación impuesta por la conquista”. Cierto. Quijano se refiere a la conquista española y al poder profundamente desigual y excluyente que  se impuso, primero en sus colonias y después en sus dos grandes virreynatos del Perú y México.

La desigualdad estaba conscientemente pensada y estructurada según el  color de la piel y no como ahora que se mide de acuerdo al ingresos y otros criterios tanto económicos, sociales , políticos y éticos.

Quijano dice en América, y precisamente el racismo y la discriminación de los africanos que fueron traídos a este Continente para humillarlos y maltratarlos como esclavos, se dio a lo largo y ancho de este Continente.

Como sucedió también con las etnias autóctonas, que los españoles llamaron indios  porque creyeron que habían llegado a la India. Ni siguiera Canadá, ahora el país social y humanamente más avanzado de América , se libró de esta tara que
lleva siglos en la historia.

La extraordinaria serie raíces, a través de la vida de un personaje llamado Kunta-Kinte, nos muestra como trajeron y como sufrieron la esclavitud los llegados de África y sus descendiente en las trece colonias.

Ellas comenzaron  a poblarse de africanos partir de 1619 cuando un barco holandés importó “20 nigers” para su venta en Jamestown. Para 1760, en las colonias al norte de Maryland había 87,000 afrodecendientes, en una población de 878,000 colonos y, en la colonias  meridionales había 290,000 para una población de 718,000, según informa el constitucionalista Arthur Sutherland en su obra “De la Carta Magna a la Constitución  Norteamericana”. Y agrega  “la secuela de aquella esclavitud está dando hoy no pocos dolor de cabeza a los descendientes de los amos que la crearon”.

Esos que la crearon fueron unos blancos dominadores que creyeron en la estupidez de que su raza es superior a las otras. Por eso aparecen policías racistas como Derek Chauvin , que llegan a matar a ciudadanos afroamericanos . Se sabe ,no es el único caso. Algunos supramacistas quisieran estirpar a los afroamericanos en la nación del norte como lo hicieron con los indios.

Lamentablemente el racismo, como una pandemia, peligrosamente se ha extendido por el mundo en los últimos años. En los estadios, en los restaurantes, en las discotecas y en los clubes sociales.

El Perú también sufre de esta pandemia , que en nuestro caso no es de ahora, por cierto. Pero a pesar de todo, a pesar de que hay racismo, hay quienes se rebelan y se indignan  ante esta maldad y seguirán luchando hasta extirpar esta mala herencia de la humanidad que todavía anida “en el colectivo de los mediocres”, como dice el filósofo francés Jean Paul Sartre.

Fuente / Diario El Comercio

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: