La violencia contra la mujer, un problema estructural

Hemos nacido libres, pero nos han arrebatado la libertad, desde Aristóteles[1] la libertad para la mujer es restringida; “los hombres naturalmente superiores y las mujeres naturalmente inferiores”[2], en Roma, la libertad la capacidad de la mujer fue relativa porque hubo un sui iuris o Pater familia que la representa, en el Perú, no nos hemos quedado atrás en restringir sus derechos  reconociéndose muy tardíamente por ejemplo el derecho al voto el 5 de setiembre de 1955, con el Gobierno dictatorial de Manuel A. Odría, a través de la ley 12391, que modifica la Constitución, concediendo el derecho al sufragio a las mujeres mayores de 21 años, que supieran leer y escribir, y a las casadas mayores de 18 años con el mismo requisito reconociendo su calidad de ciudadanas.[3] A partir de dicho acontecimiento se viene avanzando en la implementación específicamente de diversos instrumentos legales producto de convenios y tratados que consagran la igualdad de derechos entre la mujer y el varón, podemos afirmar que la protección formal de los derechos de la mujer recogidos en diversos instrumentos jurídicos ha sido significativo, por tanto esta proscrita  todo tipo de violación de sus derechos y habilitadas las sendas de igualdad entre varones y mujeres. Suena magnifico!

La realidad nos muestra la otra cara de la moneda, los instrumentos jurídicos bien o mal diseñados han reconocido los derechos de la mujer en igualdad de condiciones con el varón, por otro lado, han prohibido todo tipo de agresión y violación de sus derechos, sin embargo, contrariamente a lo esperado cada año las cifras de violencia contra la mujer crecen brutalmente[4], lo que nos indica que el solo reconocimiento de sus derechos y la prohibición de la violencia, la imposición de una sanción inclusive penal como es el caso del feminicidio no son suficientes. Que esta pasando? El problema de la violencia contra la mujer se ha tornado en una falla estructural[5] y un Estado de Cosas Inconstitucional.

La falla estructural se refleja en el fracaso de las instituciones involucradas en diseñar políticas públicas eficaces contra la violencia contra la mujer, fracaso en la llamada articulación limitándose a establecer políticas aisladas y superficiales que no evidencian articulación alguna, prueba de ello es el aumento de las cifras de violencia y feminicidio.

Un estado de cosas inconstitucional considerando que la violencia contra la mujer vulnera varios derechos fundamentales, no solo el derecho a la integridad física y psicológica, muchos otros; como el derecho a su desarrollo en autonomía, el derecho a decidir, el derecho a su vida, a transitar libremente, a que sus obligaciones familiares sean compartidas, a ser libre económicamente; etc, estas violaciones lo sufren un numero masivo de mujeres de tal forma que si todas interpusieran demandas y denuncias sobre las  violaciones de las que son víctimas exacerbarían las capacidades de los juzgados y comisarias.

En suma, la realidad nos ha demostrado que la violencia contra la mujer no se puede atacar desde una sola arista, por ejemplo la sanción punitiva del Estado, que de acuerdo a lo expresado anteriormente no refleja eficacia, contrariamente vienen en aumento los feminicidios, es decir una solución normativa de reconocimiento y prohibición si bien es cierto es importante no es suficiente, se requiere diseñar políticas que involucren los aspectos necesarios que trascienda lo jurídico y aterricen en la implementación de verdaderas políticas permanentes y sostenibles a corto, mediano y largo plazo materializando esa esperada articulación, que comprometa a los actores estatales en el cumplimiento de sus responsabilidades en todos los estamentos de nuestra sociedad.

La libertad de la mujer en la actualidad no es plena, aunque La constitución y los instrumentos jurídicos consagren sus derechos, persisten taras y obstáculos que la encadenan contra los cuales debemos de luchar para ir adentrándonos en las verdadera esencia de la libertad.

[1]Luis Raúl González Pérez “La libertad en parte del pensamiento filosófico constitucional” Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas

[2] Margarita Mauri “La esclavitud natural Una revisión de las tesis de Aristóteles “Natural Slavery A Review of Aristotle’s Thesis Universidad de Barcelona – Barcelona – España

[3] 50 años del Voto Femenino en el Perú: Historia y Realidad Actual Dirección General de la Mujer: MIMDES 2009.

[4] Entre los años 2015 y 2018 se aprecia un incremento de la tasa de feminicidios de 0,4 puntos, es decir de 0,5 feminicidios que hubo en el 2015 creció a 0,9 en el año 2018, por cada 100 mil mujeres.

[5] EXP N ° 02018-2015-PA/TC “…b) Involucran a varias entidades estatales como responsables de las fallas…”

Sobre Roslem Cáceres López

Abogada, Magister en Gestión de Políticas Públicas, Magister en Derecho Constitucional y Doctora en Derecho.
A %d blogueros les gusta esto: