Dom. Sep 27th, 2020

Covid-19: La crisis económica post guerra Chile por Víctor Alfredo Piedra Díaz

9 de junio de 2020

Nuestra plataforma virtual de noticias e información, entrevistas y transmisiones en vivo Entérate con Lesly www.enterateconlesly.com los invita a leer el artículo del profesor Victor Alfredo Piedra Díaz “La crisis económica post guerra con Chile”, en el que se aborda un análisis comparativo con las secuelas del COVID19.

La crisis económica post guerra Chile

Por Víctor Alfredo Piedra Díaz/piedradiazvictoralfredo@gmail.com

Hace varias semanas atrás en uno de los mensajes presidenciales a las que nos tiene acostumbrados el Presidente de la República Martín Vizcarra,   a raíz de esta pandemia del covid 19, manifestó que la crisis económica que se nos viene sería similar a la crisis que afrontó nuestro país después de la guerra con Chile en el año de 1884, lo que textualmente señaló “En uno de sus análisis la ministra de Economía le decía de que la consecuencia económica de esta crisis puede ser similar a la consecuencia económica que tuvo el Perú después de la Guerra del Pacífico”

Pues bien, en esta oportunidad escenificaremos el contexto que le tocó vivir al Perú en esa situación: José Carlos Mariátegui en su obra Ensayos, indica que la derrota con Chile no sólo significó para la economía nacional la pérdida de sus principales fuentes: el salitre y el guano de las islas. Significó, además la paralización de las fuerzas productoras nacientes, la depresión general de la  producción y del comercio, la depresión de la moneda nacional, la ruina del crédito exterior. Desangrada, mutilada, la nación sufría una terrible anemia.

El poder volvió a caer, como después de la Independencia, en manos de los jefes militares, espiritual y orgánicamente inadecuados para dirigir un trabajo de reconstrucción económica. Pero, muy pronto, la capa capitalista formada en los tiempos del guano y del salitre, reasumió su función y regresó a su puesto.

De suerte que la política de reorganización de la economía del país se acomodó totalmente a sus intereses de clase. La solución que se dio al problema monetario, por ejemplo, correspondió típicamente a un criterio de latifundistas o propietarios, indiferentes no sólo al interés del proletariado sino también al de la pequeña y mediana burguesía, únicas capas sociales a las cuales podía damnificar la súbita anulación del billete.

 Esta medida y el contrato Grace fueron, sin duda, los actos más sustantivos y más característicos de una liquidación de las consecuencias económicas de la guerra, inspirada por los intereses y los conceptos de la plutocracia terrateniente.

El contrato Grace, que ratificó el predominio británico en el Perú, entregando los ferrocarriles del Estado a los banqueros ingleses que hasta entonces habían financiado la República y sus derroches, dio al mercado financiero de Londres las prendas y las garantías necesarias para nuevas inversiones en negocios peruanos.

Según Alfonso Quiroz, en su obra “Historia de la Corrupcción en el Perú”, señala que a pesar de los métodos inescrupulosos y nada éticos usados para aprobar el Contrato Grace, el convenio desempeño un papel importante en la recuperación financiera y económica del Perú, al retirar grandes obstáculos al ingreso de inversiones extranjeras directas y de cartera. Era un acuerdo muchísimo mejor que el contrato Dreyfus y su elaboración y discusión fueron al menos públicas.

El Contrato Dreyfus arruinó las finanzas peruanas por décadas. En cierta medida el Contrato Grace era el colorido lógico e inevitable del negociado Dreyfus y la desastrosa guerra con Chile. A pesar de la derrota y perdida de territorio, el Perú seguía siendo responsable de una parte sustancial de su vieja deuda.

Por otro lado, la firma del Contrato Grace involucró la corrupción de funcionarios peruanos, lo cual, en última instancia se sumó al costo que el país tuvo que pagar para recuperar su calificación crediticia internacional. La firma tomó además demasiado tiempo para que los efectos positivos facilitados por el convenio se hicieran evidentes, puesto que la depresión económica y los malos manejos administrativos continuaron plagando al régimen cacerista hasta su fin.

En 1884, el presiente Miguel Iglesias que había sido un personaje controversial debido a la firma del tratado de Ancón por su cercana relación con los chilenos, reactivó impuestos que venía a ser la contribución personal esto sobre todo golpeó a los indígenas , lo que ocasionó la rebelión de Ancash dirigida por Pedro Pablo Atusparias, quien levantó su voz de protesta por los maltratos de la autoridad política (Prefecto) contra los líderes indígenas debido a que son humillados y encima el cobro de dinero para abrir la Corte Superior de Justicia, siendo este el motivo para la rebelión en contra del gobierno buscando la reivindicación del campesino.

En medio de esta crisis económica, de caudillismos militares por ostentar el poder, de corrupción y de abusos sobre todo por la población más vulnerables es como se desarrolló la vida socio económica en el Perú post guerra del Pacífico, como dice Mariátegui sobre un suelo feudal, crece una economía burguesa que, por lo menos en su desarrollo mental, da la impresión de una economía retardada.

Esperamos que esta crisis económica que estamos viviendo, donde indudablemente los más golpeados son las clases más vulnerables y postergados desde tiempos remotos, pues han pasado muchos gobiernos que solamente se han dedicado a saciar sus intereses personales y de grupo; y que se espera que esta pandemia nos lleve a una reflexión y se brinde equidad en la mejora de las condiciones de vida en la población, dando bastante ímpetu en reactivar puestos de trabajo, mejorar las condiciones de salud y sobre todo la educación, porque solamente ella nos convertirá en seres humanos con valores, los que nos  llevaran  a tener autoridades honradas que trabajen por nuestro país, con anhelo de servir a los demás y no ser servil de un sistema corrupto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: