Dom. Oct 25th, 2020

Regreso a la “normalidad” política en América Latina por Luis Felipe Polo

21 de septiembre de 2020 

Regreso a la “normalidad” política en América Latina

 

Por: Luis Felipe Polo G. Magister en Administración de Empresas Doctorando en Teología Experto en Derechos Humanos y   Resolución de Conflictos

Email: luisfelipepolo@gmail.com

www.luisfelipepolo.com

América Latina es de las regiones más afectadas en el mundo por el Covid-19, las cifras cambian segundo a segundo. En términos porcentuales, la región que constituye el 8% de la población mundial, tiene 29% de los contagiados y el 33% de fallecidos en todo el mundo.

Esta semana ha terminado con 31 millones de personas contagiadas y casi un millón de fallecidos en todo el mundo según fuentes oficiales; sin embargo, estas cifras esconden la realidad y a pesar de esfuerzos y restricciones impuestas en todos los países no hay nada que detenga el crecimiento de las mismas.

América Latina ha puesto en evidencia ante el mundo las crisis de sus sistemas de salud producto del abandono de la atención gubernamental no solo para cubrir las necesidades de salud de la población sino también para proteger a los trabajadores sanitarios. Agregados al tema de salud, la pandemia ha afectado dramáticamente a nuestros pueblos en términos económicos y sociales para regresar a los lamentables índices de pobreza de hace años.

La pandemia además de desnudar a los países que se decían haber logrado un crecimiento económico desfavoreciendo a sus grandes mayorías, ya que es el grupo más golpeado por la enfermedad justamente por su situación de indefensión y miseria en que viven,  han demostrado que sus clases políticas en general continúan bajo los efectos de crisis permanente que si bien es cierto dieron tregua por unos meses, hoy están regresando a la normalidad priorizando intereses mezquinos sea desde el poder o desde la oposición.

La polarización de las sociedades originada por las medidas de restricción impuestas por los gobiernos mas los rezagos de crisis políticas anteriores a la pandemia, requieren de mucha sabiduría, manejo político, consensos y unidad entre los gobernantes y gobernados para no solo superar las consecuencias de la enfermedad, sino también para reconstruir el tejido social de los estados por muchos años fraccionado.

Desde hace algunas semanas varios países de la región han convulsionado políticamente hablando de igual o peor intensidad que antes de la pandemia; y, entre protestas, intentos de vacar a presidentes y a puertas de elecciones generales, los políticos usan no solo la pandemia sino sus efectos para llevar agua para sus molinos ya sea desde el poder o desde el llano.

Argentina, ha sido una de las naciones más afectadas en contagios y muertes durante agosto y septiembre ubicándose en el décimo lugar en el mundo, su situación económica y social se ha agravado, sin esperanza de recuperación en el corto y mediano plazo, lo que ha provocado el éxodo de muchos argentinos a Uruguay. Se habla que su economía caerá un 12,1% para finales de año y tendrá una inflación sobre el 20%,

Bolivia, vigésimo séptimo en el mundo por la pandemia, se encuentra en medio de un proceso electoral para elegir a un nuevo presidente en octubre, la renuncia a su candidatura de la actual presidenta no necesariamente tendría el efecto de conseguir votos para evitar que gane el candidato del partido de Morales; aunque, la oposición ya anunció que no aceptarán los resultados lo que podría originar graves enfrentamientos violentos.

Brasil, tercer lugar de contagios en el mundo vivió semanas difíciles cuando a diario miles de personas fallecían a causa del coronavirus ante la posición intransigente de su presidente en no darle la importancia que necesitaba; y, aunque se contagio con el virus, su posición es seguir minimizando al virus.

Colombia, sexto lugar en el mundo en contagios, está viviendo fuertes protestas sociales a raíz de las muertes de ciudadanos que estaban protestando en las calles producto de una salvaje represión policial. Antes de la pandemia ya había protestas contra el gobierno del presidente Duque en rechazo a reformas laborales y el sistema de pensiones. Agregado a esto, las matanzas de grupos terroristas a inocentes y especialmente a niños en el campo.

Chile, décimo segundo puesto de contagiados en el mundo vivía meses de violencia y caos antes de la pandemia, ahora esta a la espera de realizar un referéndum, que se celebrará el 25 de octubre, para determinar si los chilenos inician un proceso para contar con una nueva Constitución política. Cuanto mas se acerque la fecha a esta consulta, se esperan hechos violentos. Chile sigue desde hace muchos anos viviendo un ambiente político polarizado. Las ultimas encuestas dan por ganador a que se inclinan por una nueva constitución; sin embargo, la derecha chilena está en contra.

Ecuador, vigésimo octavo lugar en el mundo por la pandemia vivió antes de la pandemia una ola de protestas por la anulación de subsidios a los combustibles, después el presidente Moreno se vio obligado a dar marcha atrás en esta decisión. Lo lamentable fue que, a inicios de la pandemia, las noticias ecuatorianas que dieron vuelta al mundo no fueron no por razones políticas, sino porque en Guayaquil, la segunda ciudad del país se vio colapsada con cadáveres en las calles. Ecuador celebrará elecciones el 28 de febrero en un clima político polarizado lo que puede traer acciones violentas.

México, séptimo lugar en el mundo por la pandemia, atraviesa también crisis institucional. Los hechos de violencia a causa de la guerra entre grupos de narcotraficantes ha puesto en evidencia la debilidad en su combate, el gobierno de López Obrador no le dio mucha importancia a la pandemia desde el principio y se ha preocupado mas por limpiar la imagen del gobierno.

Perú, quinto lugar en contagios en el mundo terminó una semana convulsionada políticamente cuando desde el Congreso se trata de vacar a su presidente Vizcarra. Finalmente, el Congreso no lo hizo, obviamente hay investigaciones iniciadas contra Vizcarra y otros funcionarios del gobierno por graves acusaciones de corrupción y de intento de hacer declaraciones inexactas ante el Ministerio Publico por un contrato en favor de una persona que aparentemente se ordenó desde el despacho presidencial. Han sido convocadas las elecciones generales para elegir a un nuevo presidente y congresistas en abril del 2021 y la campana recién empieza.

Venezuela, lugar 50 en el mundo por la pandemia (aunque sus cifras no reflejan la verdad al igual que en Nicaragua y Cuba por el manejo de información de estos gobiernos), el gobierno de Maduro ha sido acusado por crímenes de lesa humanidad ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la OEA ha presentado una denuncia ante la Corte Penal Internacional. La polarización es angustiante y los hechos de violencia agregado a las muertes de la pandemia es pan de cada día.

Mientras tanto, el resto de los países de la región sufren las consecuencias de la pandemia, no solo por el manejo desde los gobiernos sino por las condiciones en que se presentaron. Protestas, injusticias, asesinatos a líderes comunitarios, violencia callejera, violencia contra la mujer, etc.; es decir, seguimos con la “normalidad” política de siempre.

Hasta la próxima semana.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: