Mié. Sep 30th, 2020

Opinión: Fiestas Patrias: Escenarios y un Deseo por Francisco Miró Quesada Rada

28 de julio de 2020 

Fiestas Patrias: Escenarios y un Deseo

Por Francisco Miró Quesada Rada/ ex Director del  Diario El Comercio y Director de la Escuela de Ciencias Políticas de la UNMS

 

El Domingo 31 de mayo, Juan José Garrido Keochlin, Director de El Comercio, entrevistó a la politóloga canadiense Elizabeth Pinnington sobre los posibles escenarios que pudieran presentarse en el país a consecuencia de esta pandemia que está asolando al mundo y a nuestra patria.

Según la especialista el primer escenario sería más de los mismo. Un Perú inercial con desarrollo social y económico. Es decir que continúe aplicándose la receta neoliberal de inversión con crecimiemiento. Una receta que se ha aplicado a la mayoría de los países de América Latina y del mundo. Dudo que esto se produzca. Un informe económico del New York Times del 15 de junio sostiene que esta crisis que ha ocasionado el COVID- 19, ha rebelado ” el barniz del progreso económico en Perú y expuso la desigualdad y la corrupción fuertemente arraigadas que han obstaculizado la respuesta a la pandemia”.

Insistir en el modelo neoliberal que nos ha estado rigiendo será un imposible objetivo, porque el Coronavirus desnudó una realidad, la economía peruana dependiente de la inversión, el crecimiento, la ganacia y el beneficio no ha funcio ado, al menos para el 70% de la población , llamada economía informal. En el fondo ese “empresariado popular” ha vivido y vive en una economía de subsistencia. La situación es aún más problemática por el aumento del desempleo y porque muchas empresas no podrán recuperarse. Además el crecimiento no es eterno, tiene límites. Es cierto que hubo crecimiento pero no fue suficiente para aguantar el impacto de la pandemia, como también a sucedido en otros paises, incluso desarrollados.

El segundo escenario sería uno que los actores políticos deponiendo sus diferen ias colaboren de manera muy proactiva, trabajen juntos, cooperen. De esta manera podría  mejorar la economía equilibrando el interés particular con el interés común, podría haber más Estado de Derecho, con  mayor rigor un Estado democrático y social de derecho, autónomo de los grupos de poder y con la firme intención de reactivar el Acuerdo Nacional, que ha cumplido 19 años, con objetivos muy claros y bajo vigilancia de la población organizada. Lograr una verdadera economía social de mercado, una  gran integración social para superar el racismo ,la xenofobia, la homofobia y el  machismo.

Sería el ideal, pero también difícil de alcanzar esta meta, para ello en corto plazo deberíamos superar prejuicios con más de 100 años de arraigo. Tendríamos que hacer una transformación democrática con una reforma económica a fondo. Dificil de lograr porque habrá una resistencia inercial de los grupos de poder supraordinados, frente a los reclamos de los grupos sociales subordinados. Dudamos que se logre un acuerdo entre todas las fuerzas políticas.

La destacada politóloga canadiense nos plantea un tercer escenario. La de un Perú fragmentado. Este es más real, porque en gran parte ya estamos fragmentados y esto parece ser una tendencia. Dice: ” En este escenario estos poderes que son más locales o que tienen legitimidad por diferentes razones, vuelven a tener legitimidad en su propio contexto. Lo que ello produce es un país fragmentado con menos intercambio político.”

Esto  lo podemos cambiar a través de una profunda transformación del Estado Nación eurocentrista dominante, por un Estado multinacional.  Ello es mucho más realista, hay paises que han logrado este objetivo. Canadá, Bélgica ( apesar de todo) Suiza, Nigeria Nueva Zalanda y Bolivia. Como sostiene el sociólogo Boanaventura de Sousa que “la nación cívica (el Estado Nación) pueda coexistir con varias naciones culturales dentro del mismo espacio geopolítico” . Esta reforma es urgente porque constituiría un reconocimiento y un empoderamiento de los pueblos olvidados del Perú.

Finalmente el cuarto ascenario sería un Perú autoritario. Una tendencia que viene dándose en algunos países de la región y en ciertos paises del mundo. No importa su ideología. Llegaría al poder un lider mesiánico que nos dirá salvará al Perú de todos sus males. Trocará libertad por seguridad. Una  medicina para nuestros ingentes problemas peor que la enfermedad. Ojalá no suceda.

Por el bien de nuestra patria, abrigo la esperanza  que podamos constituir ( en el sentido de constituyente)  una sociedad democrática,representativa, participativa y comunal. Una sociedad libre, justa e igualitaria. Una república social , laica y multinacional en armonía con la naturaleza, lo que no implica rechazar el capital, pero que la lógica y el progreso  no esté regida por relaciones capitalistas globales. Una economía pluralista y no sólo mercado céntrica,  que garantice democráticamente la propiedad privada y social. Seguridad social integral. Educación y salud de calidad. Acceso pleno de todos a la cultura. Una economía en donde la concurrencia y las desigualdades retrocedan ante  la cooperación y  la democracia controle el reparto de los beneficios derivados de la producción.

Servicios de luz, agua, alimentación, de internet y de transporte de calida

Una sociedad con higiene física y  mental, donde reine la alteralidad, una ética humanista y la liberación de todos los prejuicios que nos atan y sobre todo la liberación del peor flagelo de todos, el de la pobreza.

Si usted cree que esto es utópico no olvide que gran parte de la historia está hecha de utopías.

Fuente/ Diario El Comercio 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: