Mar. Sep 29th, 2020

Opinión: ” Cifras ocultas” por Luis Felipe Polo

23 de agosto de 2020 

” Cifras ocultas”

por Luis Felipe Polo/ Magister en Administración de Empresas, Experto en Derechos Humanos y  Resolución de Conflictos Email: luisfelipepolo@gmail.com / www.luisfelipepolo.com

Mientras la humanidad está aterrorizada con las cifras “oficiales” a causa del Covid-19 que indican casi 24 millones de personas contagiadas y más de 800 mil fallecidos, los estados desde los más pequeños a los más grandes, no tienen forma de control sobre las reales cifras que esta pandemia nos está dejando.

Algunos países están creando mecanismos comunitarios para tratar de tener información más exacta de las cifras reales. Otros están trabajando con sistemas estadísticos y de proyecciones que indican cifras contradictorias; y, varios países poco a poco están “sincerando” sus cifras ante la cantidad de muertos que ven desfilar en sus narices diariamente.

La escasez o el ineficiente mecanismo para tomar las pruebas a fin de confirmar o descartar si las personas tienen el virus, son señal alarmante que las cifras conocidas no son nada comparándolo con la realidad. Quién de nosotros no conoce de casos de personas que tienen el virus y que nunca se pudieron tomar las pruebas, o de personas que salieron negativo y tienen todos los síntomas; o, de personas que han fallecido en sus hogares sin que nadie los haya auxiliado.

Las cifras no son reales y así lo están reconociendo tanto autoridades de los gobiernos como de instituciones de investigación médica. Por ejemplo, en Estados Unidos oficialmente casi hay 6 millones de personas con el virus y aproximadamente 180 mil fallecidos. “Oficialmente” cerca de 1.000 personas están muriendo diariamente por el covid-19. Sin embargo, 60 millones de estadounidenses pueden haber sido infectados con covid-19, de acuerdo al director de los  Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) institución pública que monitorean la salud pública y desarrollan estrategias para la prevención y control de las enfermedades. Es decir, los contagiados son 10 veces más a las cifras oficiales emitidas.

Por otro lado, el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de la  Universidad de Washington, anunciaron que en Estados Unidos podría llegar a 6.000 los muertos al día en diciembre en el peor de los casos, y bajo un nuevo modelo sus investigadores predijeron que el número de muertes diarias descenderá lentamente en septiembre, y luego subirá a cerca de 2.000 por día para comienzos de diciembre. El Presidente de este Instituto ha declarado que las cosas pueden empeorar “dependiendo de lo que hagan nuestros líderes”.

El nuevo pronóstico del IHME proyecta 310.000 muertes para diciembre, 15.000 más que el pronóstico anterior de hace dos semanas. Eso se debe a que, si bien las infecciones por coronavirus están disminuyendo en algunas áreas, la tasa de mortalidad no. Y es que el problema es como en muchos países el uso de la mascarilla, si es que la población es consciente de la realidad y su uso aumentara en Estados Unidos hasta el 95%, el número de muertes podría disminuir en casi 70.000.

Los rebrotes son más inquietantes especialmente en Europa. Por ejemplo, Italia registró en un día más de mil contagios siendo el peor balance tras el fin del confinamiento en mayo. Alemania superó los 2 mil nuevos casos en 24 horas, una cifra que no se alcanzaba desde finales de abril, durante el pico de la pandemia. Según los últimos datos oficiales, en España se han diagnosticado en las últimas 24 horas 3 mil 650 nuevos casos, un tercio de ellos en la Comunidad de Madrid, que vuelve a ser, como en lo más crudo de la pandemia, la región más afectada. En Inglaterra, el confinamiento se endureció en varias zonas del noroeste.  En Dinamarca la mascarilla es obligatoria en los transportes públicos e Irlanda tiene oficialmente 156 nuevas infecciones, siendo el cuarto recuento diario más alto desde principios de mayo.

En Asia la situación también es preocupante. Corea del Sur, que fue considerado un ejemplo en la lucha contra la pandemia, registró más de 300 casos declarados en dos días consecutivos y anunció nuevas restricciones: se prohibieron las grandes aglomeraciones, clausuraron locales nocturnos e iglesias y vetaron la asistencia de público a los deportes profesionales debido a un resurgimiento de los contagios.

Como ejemplo de las represalias en algunos países con gobiernos dictatoriales, el gobierno de Irán cerró un diario que publicó las declaraciones de un experto según el cual las cifras oficiales de víctimas del coronavirus comprenden apenas un 5% de los números reales. Las autoridades iraníes han sido duramente criticadas por su renuencia a imponer las drásticas medidas antivirus vistas en otros países. Irán es el país con el brote más mortífero del virus en todo el Medio Oriente.

En Nicaragua el gobierno se niega a presentar información sobre la cantidad de pruebas de COVID-19 que se han aplicado, sin embargo médicos independientes aseguran haber accedido a información oficial sobre la pandemia y revelaron que el Ministerio de Salud realizó, entre el 28 de febrero y el 24 de julio, 17.284 exámenes de Reacción en Cadena de la Polimersa (PCR). De ellas, sostienen, 9.683 dieron positivo, lo que equivaldría según los especialistas al 56 % y más elevado porcentaje de casos positivos en el mundo.

El llamado “exceso de muertes” o “exceso de mortalidad”, indica que el impacto humano de la pandemia excede los datos oficiales publicados por los gobiernos de todo el mundo. El exceso de mortalidad representa el número total de muertes por encima del promedio histórico. La BBC hizo un estudio y tomo como muestra algunos países durante los meses de marzo a mayo; es decir, cuando recién todo comenzaba y aún no habían colapsado muchos de los sistemas de salud. Sus conclusiones son apocalípticas.

La BBC indica con información oficial,  de instituciones académicas y de investigación médica sus resultados en porcentajes de muertos por encima de lo habitual. Así tenemos: Brasil  38% más con un total de 19.300 muertos; Ecuador 108% más con un total de 19.500 muertos;  Chile 16% más con un total de 3.200 muertos; Perú 87% más con un total de 18.900 muertos;  España 50% más alta con un total de 42.900 muertos más; Austria 11% más con un total de 1.300 muertos; Bélgica 37% más con un total de 8.100 muertos; Dinamarca 4% más con un total de 400 muertos; Francia 25% más con un total de 28.400 muertos; Alemania 4% más con un total de 7.100 muertos; Indonesia 55% más con un total de 4.700 muertos; Irán 6% más con un total de 6.400 muertos; Italia 40% más con un total de 42.900 muertos; Japón 0,3% más con un total de 400 muertos; Países Bajos 30% más con un total de 9.600 muertos; Noruega 1% más con un total de 100 muertos; Portugal 15% más con un total de 2.800 muertos; Rusia 30% más con un total de 9.100 muertos; Serbia 5% menor que el promedio, con un total de 800 menos muertos; Sudáfrica 9% menor que el promedio, con un total de 7.400 menos muertos; Corea del Sur 5% más con un total de 2.400 muertos; Suecia 24% más con un total de 4.200 muertos; Suiza 10% más con un total de 1.400 muertos; Tailandia 2% más con un total de 2.400 muertos; Turquía 32% más con un total de 4.500 muertos; Reino Unido 43% más con un total de 64.500 muertos; y, Estados Unidos 16% más con un total de 97.300 muertos más que lo habitual.

El Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que se espera acabar con esta pandemia en menos de dos años, especialmente si se logra unir todos los esfuerzos. Es obvio y evidente que las cifras reales son más que las oficiales; las decisiones políticas priman sobre las decisiones de salud y “abrir” los estados no ha dado los resultados esperados. Solo queda tratar de no contagiarnos, aunque sintamos más cerca al virus.

Hasta la próxima semana.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: