Mié. Sep 30th, 2020

Editorial: COVID-19 “Los 100 días de cuarentena en Perú “un aprendizaje sin precedentes”

24 de junio de 2020 

Ayer 23 de junio  se cumplió 100 días de cuarentena en el Perú a propósito del COVID-19, que sin duda  sería la crisis más profunda y de a golpe que azotò. azota y viene azotando a la humanidad. Para el Perú, esta cuarentena  ha tenido efectos heterogéneos porque no se ha ni vivido ni sentido en la misma dimensión en todo el país; no todos hemos estado desde la comodidad de nuestros  hogares y con nuestras familias resistiendo un encierro obligado y necesario por las circunstancias; una sector importante de la población no ha tenido la misma suerte, no se puede  cuarentena cuando no se tiene donde quedarse para protegerse, cuando se convive con el agresor o están confinados en áreas pequeñas un grupo considerable de personas compartiendo una sola pieza y sin recursos básicos; tampoco se podría hablar de cuarentena para quienes tiene que forzosamente salir a las calles a ganarse la vida, realidades y argumentos justificados o no que han rotado la cuarentena y más con desplazamientos forzados de personas en masa que retorno a sus regiones de origen buscando protección.

El Presidente Martín Vizcarra,  se refirió al día 23 de junio, día 100  de cuarentena,  en el que un 15 de marzo, con mucha responsabilidad y pensando en la salud y la vida de los peruanos, tomamos la difícil, pero necesaria decisión, de declarar el estado de emergencia y una cuarentena como principal acción para combatir a un virus complejo, desconocido y letal que atacaba a todo el mundo”, expresó  ello durante la ceremonia de entrega de 250 ventiladores mecánicos donados por el gobierno de Estado Unidos.

Asimismo, ratificó, que todas las acciones adoptadas por el Gobierno fueron pensando prioritariamente en lo más importante del país, es decir, “en las personas, el ser humano, el interés individual y colectivo que forma parte de nuestra sociedad”.

En estos 100 días cabe reconocer el esfuerzo que viene haciendo el gobierno, es innegable ello, pero también sostener que la cuarentena como la principal acción del estado de emergencia, ha tenido muchas imperfecciones o deficiencias pero que sin que ello signifique decir, que ha sido un  fracaso.

No podemos decir que el  gobierno se ha quedado de brazos cruzados, pero sí ha tenido respuestas tardías para algunos aspectos como es el hecho de haberse podido declarar la cuarentena desde el 06 de marzo en que se dio a conocer el primer caso importando y no desde el 15. Una semana significó para el Perú tomar mayores medidas de precaución. Nos queda por delante un aprendizaje constante.

Nos preguntamos además, si era previsible o no el alza de medicamentos y el desabastecimiento en los hospitales públicos, atendiendo al número de hospitalizado que diariamente se daban a conocer, hubiese más eficaz adoptar por delante una medida preventiva y no una correctiva como se hizo en estos dos aspectos, cuando se dio al especulación en el mercado y grupos de personas inescrupulosas y de empresarios que se aprovecharon de la situación para el encarecimientos de ambos  poniendo en riesgo la vida de personas.

De igual, forma los convenios con las clínicas privadas, pues al haberse declarado una pandemia por la OMS, sí era previsible el colapso de hospitales públicos, debieron ponerse en marcha desde el primer momento pero con las precisiones claras, y no como ahora que personas siendo aseguradas en el sistema de salud pública y al no haber disponibilidad de camas podían ser transferidas a un centro  de salud privado, y que ahora debe pagar miles de soles ¿ quién cubre esos gastos?. En definitiva que el Estado debe intervenir en ello.

Por el lado, de nuestra sociedad. el COVID- 19 nos ha abierto los ojos para darnos cuenta que poco comprendemos el dolor ajeno, sus necesidades y la solidaridad que de haber entre peruanos para construir un Perú distinto,. sin que ello signifique justificar actos ilícitos,. ilegales y/o arbitrarios.

El COVID-19. ataca en forma directa y sin anestesia a la salud y a la vida; pero sus efectos colaterales son  nefastos en razón a las deficiencias  estructurales del Estado y la falta de  un buen gobierno en el Perú no puede ser atribuible a este quinquenio ( 2016-2021) que se despide dentro de poco, sino en sumatoria y en serie a las anteriores quinquenios que  no supieron entender lo que es el Bien Común.

Por estas razones los efectos colaterales han afectado de forma inevitable a un conglomerado de derechos humanos en razón a su interdependencia e  indivisibilidad, como ha sido, el derecho además de la vida y la salud;el derecho al trabajo, a la seguridad social, a la alimentación, vivienda, el derecho al agua y un atentado hacia la concepción del Bien Común.

Una lección que todos los peruanos debemos de sacar lo positivo para el aprendizaje constantes en nuestras vidas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: