Oscar Cubas Barrueto recordó estándares internacionales del Comité de Derechos Humanos de la ONU sobre el derecho a la reunión y su correlato a la protesta pública

12 de noviembre de 2020

Entérate con Lesly.- Oscar  Cubas Barrueto, abogado y profesor de Derecho Constitucional y Derechos Humanos de la UNMS, analizó varios escenarios del derecho  la reunión y su correlato del derecho a la protesta pública dentro de un estado de emergencia. “No ha habido un control constitucionalidad y de convencionalidad respecto a los alcances de la restricción del derecho a la reunión dentro de un estado de emergencia.  Consideró que pese a estar en un estado de emergencia, el derecho a la protesta pública no estaría limitado. En ese contexto, recordó los estándares internacionales establecidas en la Observación General N° 37  del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas emitidas en septiembre de este año y que al parecer no habría sido socializada o articulada entre los poderes y órganos del Estado. En estos momentos, es muy importante que el Estado socialice e internalice dichos estándares toda vez, que estamos dentro de un contexto de protestas públicas masivas. recalcó que la protesta pública en su manifestación del derecho a la reunión es un derecho fundamental de toda persona, es individual pero de ejercicio colectivo.  “el derecho a la protestas públicas no esta supeditado a las autorizaciones del Estado, según estándar internacional” acotó

En ese sentido, los escenarios analizados fueron: a) al inicio de pandemia también hubo manifestaciones caso de las enfermeras y médicos entre otros aunque no en la dimensión en que lo vemos ahora. Y sin embargo, se decía que estas manifestación no deberían realizarse por precaución del COVID-19, su protesta era legitima porque demandaban equipos de protección. b) Durante el estado de emergencia desde inicio de cuarentena, se anunció prohibición de reuniones sociales, amicales, familiares e incluso visitas entre familias “una restricción a raja tabla” . Se vio el tema del comercio ambulatorio que copó las calles, y eso fue también una manifestación de derecho a la reunión y la idea que se tuvo desde el gobierno anterior era que estas aglomeraciones masivas  ponían en peligro la salud de las personas-proliferación de contagios y así otras formas de reuniones. c) En la protesta pública que ahora vivimos sí esto colisiona o no con el tema de salud pública y si esto puedo generar un nuevo contagio de COVID-19 d) El estado nunca ha dado los alcances de una restricción de derechos cuando estamos dentro un estado de emergencia, vivimos en diferentes zonas del país en estado de emergencia por ejemplo VRAEM e) El estado no articula estándares internacionales como es el caso de las observaciones generales del Comité de Derechos Humanos en materia de reuniones pacificas. f) Protesta pública como derecho de toda persona y el deber de la ciudadanía de respetar la decisión de órganos del Estado. Se citó el pronunciamiento de la Defensoría que dice que todos los poderes u órganos del Estado deben respetar la sucesión presidencial, por ejemplo. g) En cuanto a la decisión de vacancia, hay que distinguir la constitucionalidad de forma y la constitucionalidad de fondo, separación de poderes y una demanda competencial no resuelta.  Es incuestionable la cuestión de forma respecto de la vacancia, no se interpuso medida cautelar alguna, pero en el tema de fondo, consideró que el TC debería considerar los presupuestos en que se de una incapacidad moral permanente en adelante.

Hemos querido plantear escenarios para deducir una mejor interpretación de  derechos frente a la tensión entre derechos que se ha suscitado por la pandemia, sus efectos colaterales y tras la vacancia del exmandatario Vizcarra.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: