SEGUNDA CUARENTENA ¿Medida Racional?

La regla general desde el inicio de la pandemia fue que la medida de cuarentena total establecida por el gobierno era racional, considerando que el confinamiento disminuiría y neutralizaría el nivel de contagios. Sin embargo, hemos sido testigos que las cifras de muertes y contagios han ido en aumento, también hemos sido testigos que los datos relacionados con el número de muertes especialmente no son coherentes con las cifras que se publican en otros medios extranjeros[1], siendo la lectura que el manejo de la pandemia ha sido insuficiente e ineficaz desde sus inicios, aun así se podía hablar de una medida racional aunque muy cuestionada que procuraba la protección del derecho a la salud, siendo este derecho inexorablemente ligado al derecho a la vida.

Los efectos de la primera cuarentena han sido altamente perjudiciales para un gran porcentaje de pequeños empresarios, familias peruanas especialmente con bajos recursos, se han perdido miles de puestos de trabajo, en suma, la economía ha sufrido una de las catástrofes sin precedentes, aunado al aumento de contagios y muertes.

Esta segunda cuarentena, se torna en una medida irracional, que se establece sobre el caos  de la economía y la indiferencia a la ausencia de  las necesidades básicas de millones de peruanos, ha traído consigo sanciones irracionales que revictimizan en gran medida a los que vienen sufriendo las consecuencias de la falta de trabajo y la inexistencia de ingresos económicos, es incoherente con los derechos básicos para la subsistencia del ser humano las multas establecidas por la desobediencia de la medida, la retención establecida por un Decreto Supremo tornándose en una medida inconstitucional[2] sin observar que solo la Constitución o una Ley puede restringir o limitar un derecho fundamental así lo exige la Constitución y los estándares convencionales de los que el Perú es parte, es más, no se ha realizado un estudio eficaz para determinar cuanta gente exactamente está afectada con la falta de ingresos económicos para cubrir sus alimentos en el tiempo que dure la cuarentena.

Debemos recordar que el Estado existe para procurar el bienestar del ciudadano ello en concordancia con el artículo 1 de la Carta Magna es la mayor exigencia para el Estado, pero vemos que los derechos fundamentales (para los menos favorecidos), ya no existen, subsisten solo en la Constitución y los instrumentos jurídicos que las consagran, pero en la realidad se les está vaciando de contenido esencial, entendiendo el contenido esencial de un derecho fundamental, aquella parte del derecho fundamental que es absolutamente necesaria para que los intereses jurídicamente protegibles, que dan vida al derecho, resulten real, concreta y efectivamente protegidos. Es el núcleo duro que permite reconocer al derecho fundamental como tal, y no como otra cosa. Se rebasa o se desconoce el contenido esencial de un derecho fundamental, cuando éste queda sometido a limitaciones que lo hacen impracticable, lo dificultan más allá de lo razonable o lo despojan de la necesaria protección[3]. Se desconoce el contenido esencial de los derechos fundamentales básicos, a alimentarse, siendo que el derecho a alimentarse está estrechamente vinculado con el derecho a la vida, a la integridad física, a un mínimo bienestar, sin contar el derecho a la salud, trabajo que guardan relación entre si.

En ese sentido, la medida adoptada por el gobierno, no supera el test de proporcionalidad[4] para considerarse una medida racional, no es una medida idónea[5]considerando que se ha establecido la cuarentena como una medida que interviene nuestros derechos fundamentales al trabajo, a la libertad de transitar etc, para proteger un bien constitucionalmente protegido que es la salud. No se encuentra justificación si esta medida vacía el contenido esencial  de varios derechos fundamentales (si no se trabaja no se come, ni comen los hijos, en la casa no se cuenta con  agua ni luz, y se prefiere incumplir con la medida porque se soporta el contagio,  a dormir sin haberse llevado un pan para mitigar el hambre porque el bono no ha sido adecuadamente focalizado para todos aquellos que lo requieren), además de golpear la economía ya alicaída de las pequeñas y medianas empresas que acabarán por quebrar.

No supera el sub principio de necesidad porque no se ha evaluado entre otras medidas igualmente satisfactorias para proteger el derecho a la salud, considerando que la cuarentena como medida no viene dando resultados eficaces dadas las cifras de muertos, contagiados, quiebra de negocios, aumento de pobreza y extrema pobreza[6] que se viene evidenciando en todo el país, ergo se requiere identificar una medida realmente satisfactoria para proteger el derecho a la salud en salvaguarda de los demás derechos afectados.

Finalmente, no superó el sub principio de proporcionalidad en stricto sensu porque a mayor intervención de los derechos como a la libertad de tránsito, trabajo que como habíamos mencionado anteriormente están ligados a derechos esenciales como el alimento de muchas familias, mayor debería ser la satisfacción al derecho a la salud. Que no es el caso. En suma, el gobierno debe evaluar considerando las situaciones reales de la sociedad una medida que realmente no torne en impracticable los demás derechos esenciales.

[1] https://www.bbc.com/mundo/noticias-53449501

https://saludconlupa.com/noticias/coronavirus-por-que-la-cifra-de-muertos-real-cuadruplica-el-reporte-oficial-en-lima/

[2] Decreto Supremo que prorroga el Estado de Emergencia Nacional por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia de la COVID-19 y modifica el Decreto Supremo N° 184-2020-PCM, el Decreto Supremo N° 201-2020-PCM, el Decreto Supremo N° 002-2021-PCM y el Decreto Supremo N° 004-2021-PCM

[3] Sentencia del Tribunal Constitucional de 8 de abril de 1981. En Revista Española de Derecho Constitucional. Madrid, 3. PP, 175-183

[4] Robert Alexy “Ensayos sobre la teoría de los principios y el juicio de proporcionalidad”, Editorial Palestra, Lima-2019

[6] https://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2020/09/08/crisis-por-el-coronavirus-aumento-las-desigualdades-en-el-peru

https://www.ipe.org.pe/portal/tag/pobreza/

Sobre Roslem Cáceres López

Abogada, Magister en Gestión de Políticas Públicas, Magister en Derecho Constitucional y Doctora en Derecho.
A %d blogueros les gusta esto: